Posts con el tag ‘genetics’

Made of Genes, una empresa pionera gestada en el EMBA

Los orígenes de la empresa Made of Genes se remontan al año 2013, cuando Oscar Flores (Calella, Barcelona, 1985) y Miquel Bru (Barcelona, 1978), por entonces dos desconocidos, decidieron cursar el Executive MBA de ESADE. Fue en la asignatura Business Development Project, impartida por el Profesor Jordi Vinaixa, donde ambos se encontraron y donde surgió lo que años más tarde sería su empresa, su trabajo y gran parte de su vida. Miquel provenía del mundo de desarrollo de negocio en una consultoría tecnológica centrada en sanidad; Oscar, en cambio, acababa de terminar el doctorado en biomedicina en el programa conjunto entre el IRB Barcelona y el Barcelona Supercomputing Center.

Hemos hablado con Oscar y con Miquel, dos de nuestros changers, para saber más sobre un proyecto que empezó en las aulas de ESADE y que ha terminado siendo una realidad con gran presente y futuro.

¿Qué es y cómo nace Made of Genes?

Oscar Flores: Made of Genes es una empresa de genética personal. La genética está involucrada en 9 de las 10 principales causas de muerte de los países desarrollados. Sin embargo, la implementación de la medicina genética, conocida como medicina personalizada, tiene varios retos a superar: el alto coste de las técnicas de secuenciación, la complejidad tecnológica de gestionar los datos resultantes y la falta de conocimiento asociado en los profesionales sanitarios y la sociedad en general. En Made of Genes pretendemos dar respuesta a estos problemas, dotando de herramientas técnicas y un marco legal donde los expertos puedan trasladar sus conocimientos para que estos lleguen al ciudadano de a pie. A día de hoy ya somos 11 personas trabajando, hemos cerrado más de 600.000€ de financiación y estamos preparando nuestra internacionalización.

Miquel Bru: La verdad es que todo comenzó como un trabajo más del máster pero la visión de Oscar me enganchó desde el primer momento. No solo se trataba de solventar problemas técnicos, esa era la parte “fácil”. El reto estaba, y está, en promover una atención personalizada de cada paciente, respecto a la salud y enfermedad, en base al conocimiento de su genoma y hacer eso de una forma responsable y eficiente, que proteja a los usuarios y sea sostenible para el sistema.

A grandes rasgos, ¿cómo funciona técnicamente Made of Genes?

MB: Hay estudios que apuntan a que menos del 30% de los medicamentos recetados ayudan eficazmente debido a la variabilidad individual. Esto nos hace ver que no todos somos iguales y tomar en cuenta las distintas características individuales. Esta es la idea que nos llevó a desarrollar la parte tecnológica: una plataforma de computación de alto rendimiento que permite obtener, analizar y almacenar datos genéticos a partir de una muestra de saliva o sangre. Desde la plataforma, conectamos dichos datos genéticos con médicos especialistas, investigadores y servicios de salud personalizados, cuando y como cada usuario quiera. Ofrecemos soluciones de prevención o soporte al diagnóstico, servicios personalizados o productos creados específicamente para cada usuario según su genotipo. Cada persona decide qué hacer con sus datos genéticos y nosotros lo hacemos posible, siempre con total seguridad y privacidad. Todo ello, para que puedas tener una atención médica personalizada y precisa.

Defendéis en vuestro sitio web que “todo el mundo debería poder acceder a las posibilidades de mejorar sus vidas”. ¿Cómo entendéis desde Made of Genes esta democratización de la tecnología?

MB: Déjame contextualizar primero el sector sanitario. Según datos de la OCDE, solo el gasto público en sanidad pasará del 6,9 % del producto interior bruto (PIB) a casi el 9 % en 2030 y al 14 % en 2060. Esto en una sociedad cada vez más demandante de atención sanitaria. Frente a esta situación, y teniendo en cuenta el contexto de globalización y liberación del conocimiento, debemos plantear estrategias sostenibles que permitan una atención eficiente mediante políticas y herramientas encaradas a la prevención, tratamientos más efectivos y reutilización de la información a través de los distintos proveedores.

OF: Desde Made of Genes siempre hemos querido hacer genómica desde las personas y para las personas. Por eso, nuestro modelo se basa en poner al cliente por encima de todo. Hay muchas empresas, sobretodo en Estados Unidos, que han visto el valor de los datos genómicos y se dedican a recabar información personal para posteriormente poderla explotar comercialmente. Nosotros siempre hemos huido de este modelo. Queremos hacer un servicio de genómica que pueda usar cualquier persona, sin comprometer su privacidad, pudiendo siempre escoger qué quiere saber y de la mano de quién.

Vosotros dos os conocisteis cursando un EMBA en ESADE; ¿Qué os motivó a cursarlo?

OF: En mi caso siempre tuve claro que quería acabar en el mundo de la empresa. Soy ingeniero informático, y ya cuando estaba acabando la ingeniería, empecé la diplomatura en empresariales, que tuve que dejar al decidir hacer el doctorado. En ese momento ya pensé que haría un MBA al acabar la tesis.

MB: Para mí, el punto clave fue la necesidad de cambio. Después de cinco años trabajando en consultoría quería buscar nuevos retos y motivaciones. No obstante, creía que un cambio de trabajo sin más no era la respuesta, tenía la necesidad de reflexionar, adquirir conocimientos y compartir experiencias antes de dar cualquier paso. Eso fue lo que vi que el programa EMBA de ESADE podía aportarme.

¿Antes de cursar el EMBA ya queríais ser emprendedores? ¿Qué influencia tuvo el EMBA en vuestro proyecto?

MB: No, ni mucho menos, eso fue parte del proceso que comentaba; el EMBA no es un master académico sino un proceso de cambio que te da las herramientas para reflexionar y planear tus siguientes objetivos. En cuanto a la influencia del EMBA en nuestro proyecto, éste empezó como un trabajo más del máster y un año y medio después seguimos luchando y soñando en él. No creo que estuviéramos aquí si no hubiera sido por el EMBA.

OF: En mi caso, tampoco pensé nunca que acabaría fundado una empresa, y de hecho sigo sorprendido de haberlo hecho. Simplemente, al final del proyecto académico, teníamos una cosa demasiado buena entre las manos como para dejarla escapar. Supongo que el EMBA me dio la confianza necesaria para sentirme seguro en un ambiente extremadamente volátil como son las start-ups.

¿Qué conocimientos y valores adquiridos durante el EMBA aplicastéis en el proceso de creación de Made of Genes?

OF: Made of Genes es una empresa de manual del Lean Startup. Empezamos con una idea -y su correspondiente Bussines Model Canvas- y, después de varias validaciones, la pivotamos hasta 8 veces hasta encontrar una propuesta de valor donde dijimos: “ahora sí, ahora lo tenemos, vamos a constituir la empresa”. Después hemos hecho varias iteraciones más y refinado nuestra visión en función del feedback del mercado y los recursos de los que disponemos, pero sin duda, el contar con esta visión flexible y ágil desde un primer momento fue esencial. Los 7 primeros modelos de negocio, vistos en perspectiva, no hubieran funcionado en el mercado.

MB: Sí, eso seguro; la obsesión por la validación del modelo y la focalización en el mercado es algo que ha quedado en el ADN de Made of Genes. Es un proceso continuo que hemos establecido como una “best practice” entre los distintos equipos de trabajo. La clave es dar respuesta a las necesidades reales de todos los usuarios; la tecnología ha de servir para resolver problemas, no para crearlos.

¿Qué cambios ha supuesto en vuestra carrera profesional y en vuestra vida personal haber cursado el EMBA? ¿Ha supuesto un antes y un después?

OF: Sin duda. Al entrar en el MBA tenía una visión 100% técnica; para mí el producto era lo más importante y creía que un producto bueno se vende solo. Al salir del EMBA, esta visión había desaparecido. Fui consciente de que, más importante que el producto, son el mercado y la estrategia. Paradójicamente, creo que el hecho de contar con esta visión de mercado ayuda a los perfiles técnicos como el mío a identificar necesidades reales y desarrollar mejores productos.

MB: Claro, el punto clave es la visión 360º, juntar en un aula 50 profesionales con distintos backgrounds y experiencias durante un año y medio cambia tu manera de ver una empresa y te prepara para poder entender y tomar decisiones más allá de tu contexto o posición. Haber fundado una start-up es, definitivamente, un antes y después personal y profesional.

¿Por qué recomendaríais cursar el EMBA?

MB: Cursar el EMBA es una oportunidad de crecimiento a nivel personal, profesional e intelectual única. Lo recomendaría a todo aquél que tenga una inquietud interior por seguir creciendo y aprendiendo, más allá de los conocimientos académicos.

OF: Como he comentado, creo que un EMBA es una manera de dotar a alguien con una visión técnica de las herramientas para poderse desenvolver en alta dirección. Sinceramente, yo no recomendaría a cualquier persona cursar un EMBA simplemente para encontrar un trabajo mejor, creo que hay gente que se equivoca en hacer esto y hay muchas formas de conseguir una especialización profesional igualmente válidas. Un EMBA es una manera de entender mejor la complejidad empresarial, renunciando a una mayor especialización. Si tus objetivos profesionales están alineados con esto, un EMBA es sin duda una de las mejores inversiones en tiempo y dinero que se pueden hacer.

¿Qué balance hacéis de vuestros primeros tiempos como emprendedores? ¿Qué le diríais a alguien que se está planteando crear una empresa propia?

MB: Emprender es una forma de vida, nosotros respiramos Made of Genes las 24 horas del día, con lo que la pasión por el proyecto es el primer punto clave antes de emprender. En segundo lugar, recomendaría que sea una decisión familiar, ni se te ocurra emprender si tu pareja no está 100% contigo. Por último, los compañeros de viaje, busca personas que te complementen, en las que te puedas apoyar, confiar y aprender constantemente.

OF: Yo le diría a una persona que se esté planteando empezar un proyecto empresarial que responda sinceramente si lo que busca es un oficio a su medida o si se busca solucionar un problema social de forma escalable. Son dos aproximaciones muy diferentes de un mismo acto, que es “emprender”, pero con niveles de riesgo y sacrificio muy diferentes. Para los modelos escalables, en España no nos podemos permitir el lujo de emprender pensando solo en el mercado local. Esto significa que necesariamente debemos pensar desde el primer momento en la internacionalización de la empresa, muchas veces con recursos insuficientes y con un acceso muy limitado a la financiación. Nos pese o no, aún nos queda mucho trabajo para podernos comparar con el ecosistema start-up americano.

 

Antiguos alumnos, Be a changer, Business Project, Campus Barcelona, EMBA mensual, EMBA quincenal, EMBA semanal, Entrepreneurship, Experiencias durante el programa, Innovación, Uncategorized | , , , , , , , Deja un comentario Permalink